Comunión Ecuménica Mundial

«Para que todos sean uno»
Sin dejar de ser diferentes.
El Mandamiento Supremo es el AMOR.

Construyendo un mundo fraterno a través de la fe


Proporcionar capacitación y herramientas a las comunidades religiosas, vocacionados, religiosos y ministros de fe, en todos los carismas, sin cambiar su identidad y expresiones de fe.

COMPARTIR

La posibilidad de dar y recibir, la posibilidad de compartir lo que tenemos material y espiritualmente, es tambien la oportunidad de conectarnos.

APRENDER

Contar con herramientas para relacionarnos con nuestro entorno de manera crítica y reflexiva, desde la infancia, pero a lo largo de la vida.

PRACTICAR

La práctica de la fe y espiritualidad es llevado a la aplicación cotidiana y vivencial que transforma vidas, familias y comunidades.